Dos bloques de viviendas para jóvenes

Fecha
Categoría
Destacado, Residencial
Sobre éste proyecto

PREMIO NACIONAL DE VIVIENDA 2004

PRIMER PREMIO DE ARQUITECTURA FERNANDO GARCÍA MERCADAL 2006

 

FECHA
2002-2005

 

ARQUITECTOS
Francisco Lacruz, Alejandro San Felipe

 

COLABORADORES
Lucía Caprile

 

LOCALIZACIÓN
Polígono 14, Manzana 7. Huesca

 

CLIENTE
Hogares Nuevos Zaragoza S.L.

 

SUPERFICIE
Fase 1: 104 Viviendas

Fase 2: 98 Viviendas

18.500 m2

El objetivo fue diseñar dos bloques residenciales, concebido como la adición y superposición de viviendas unifamiliares, para un público joven a un precio asequible. El coste ajustado y la flexibilidad de los espacios eran dos de las premisas que condicionaron, aspectos como el desarrollo de las instalaciones o el diseño tipológico de las 202 viviendas que acogen.

Cada volumen se adapta a la forma de un solar de planta casi rectangular conformando dos brazos: uno en «L» y otro lineal alrededor de un espacio central.

Desde este vacío se accede a cada vivienda a través de una serie de galerías, las cuales, junto con el patio y la cubierta de uso comunitario, acorde con su carácter integrador, se entienden como calle, plaza o jardín, repensando así la relación entre el propietario y el espacio exterior y entre lo público y lo privado.

La estrategia para abaratar el diseño de las instalaciones fue utilizar técnicas propias de instalaciones urbanas. La totalidad de las instalaciones comunes discurren, en sentido horizontal, por bandejas desmontables bajo las galerías de circulación, y, en sentido vertical, ascienden por una serie de patinillos registrables situados cada dos viviendas.

Con el objetivo de conseguir la mayor flexibilidad posible en el espacio habitable y que cada propietario en función de sus necesidades termine de decidir la distribución espacial, se establece un estricto orden constructivo y formal, en el que la vivienda tipo ocupa un módulo estructural de 6,30 metros libre de pilares.

El módulo de vivienda básico supera los 64 m2 útiles entre terrazas y espacios cerrados, a partir del cual se generan diversas variantes habitacionales según uso y número de habitantes o su disposición en el edificio. Se complementa con módulos taller-garaje en planta baja y primera, dúplex en las esquinas o tipologías singulares de mayor superficie en los áticos. Todas las opciones comparten la premisa de tener el 100 % del espacio útil, y como elementos invariables, un cortavientos a modo de vestíbulo, y el baño y la cocina a modo de mueble integrado en el salón.